10 ventajas de Google Adwords para empresas pequeñas

Hace poco estuve hablando con una conocida sobre la web que había creado recientemente su empresa (una pequeña ferretería local) y sobre cómo lo había hecho para conseguir más ventas con ella. Me contó que, desde el primer momento, había apostado sobre todo por la publicidad en Google Adwords, por encima incluso del SEO. Le pregunté por qué había tomado esa decisión. ¡Si el SEO, cuando está funcionando, es gratis!

¿Y sabes lo que me contestó?

“Sí, pero yo no podía esperar ocho meses a que funcionara. Me había dejado 3000 euros en hacer la web y necesitaba empezar a vender ya”.

Puede que a ti te haya pasado algo similar. Estás pensando en poner anuncios en Google, pero no tienes claro si va a servirte de algo. Puede que ni siquiera vendas online, y entonces, ¿para qué va a servirte promocionar tus productos con Adwords?

En este artículo trataré de despejar todas tus dudas. Te voy a contar todas las ventajas que le ofrece Google Adwords a cualquier empresa pequeña.

10 ventajas de Google Adwords para pymes

 

1. Abierto a todos los bolsillos

Si hay algo que distingue a Google Adwords (y a la publicidad online en general) de otros sistemas de publicidad, es su carácter democrático. No necesitas tener un presupuesto de miles de euros, con un gasto de cien o incluso cincuenta euros al mes puedes conseguir buenos resultados. Todo consiste es sacarle el máximo partido a tu presupuesto.

En Google Adwords no pagas por el anuncio en sí, sino por la palabra clave: Ante qué palabras quieres que aparezca tu anuncio cuando una persona las utilice para hacer una búsqueda en Google.

Por ejemplo, estos son los anuncios que aparecen cuando busco “curso de inglés online”.

El precio de cada palabra clave no es fijo, depende de cuántos anunciantes aparte de ti estén intentando colocar su publicidad para esas palabras. Si quieres salir por encima de ellos, lo que tienes que hacer es pagar más que la competencia.

Para las empresas con poco presupuesto, en lugar de optar por una palabra clave muy solicitada, busca alguna menos competida. El número de clientes potenciales a los que llegues será menor, pero seguirás generando ventas sin salirte de tu límite de gasto.

Además, ten en cuenta que el dinero no lo es todo cuando tratas con Adwords 😉 (más abajo te lo explico).

2. Pagas solo si funciona

Adwords no te cobra cuando muestra tus anuncios, sino cuando la gente hace clic en ellos. Esto es una enorme ventaja para las pequeñas empresas, que no están desperdiciando su dinero a la espera de que su publicidad empiece a generar resultados.

Por ejemplo, puede que tu anuncio se muestra cien veces en un día. Pero de esas cien veces, solo en dos ocasiones una persona ha hecho clic en tu anuncio y ha ido hasta tu página. En este caso, Google solo te cobrará por esos dos clics. Esto es lo que se llama Coste por Clic (CPC).

Lo que tengas que pagar, como te explicaba, dependerá mucho de la competencia que tenga esa palabra. Si es una por la que pujan pocos anunciantes aparte de ti, el clic puede salir a 35 céntimos, por ejemplo. O incluso menos. Y al contrario, si es una palabra muy recurrida, puede que el coste por clic te suba a los tres, cinco o incluso diez euros. Todo depende de cuánto puedas gastarte.

3. Tú eliges el gasto diario

Al iniciar una campaña (al empezar a publicar tus anuncios), tienes que decirle a Adwords cuánto quieres gastarte como máximo cada día. La plataforma calcula con ese dato el máximo que quieres gastarte al mes, y nunca te cobrará más de ese límite (Si tu presupuesto es de 5 euros al día, Google calculará que lo máximo que quieres gastarte a final de mes es 5 €/día x 30 días = 150 euros).

Este sistema se hace un poco extraño al principio, pero tiene una gran ventaja para las pequeñas empresas: Como el gasto se va generando día a día, puedes pararlo cuando quieras.

Por ejemplo, imagina que este mes querías invertir 300 euros en publicidad. Eso significa que tu tope de gasto diario son 10 euros. Ahora bien, a mitad de mes tienes un imprevisto, y resulta que solo puedes gastarte una parte de esos 300 euros.

Como han pasado quince días, el gasto que llevas acumulado será de 150 euros (10 €/día x 15 días = 150). Si en este momento detienes tu campaña de anuncios y no la vuelves a activar en lo que queda de mes, tu factura será de 150 euros.

4. Si lo haces bien, Google te premia

Parece mentira, pero es así: Si tu anuncio está bien hecho, Google te cobrará menos que a tu competencia.

Esto es lo que se llama el “Nivel de calidad” de un anuncio. Son una serie de criterios que sigue Google para saber si tu anuncio es realmente útil para el usuario. Entre los principales están:

  • Velocidad de carga de la página a la que lleva el anuncio
  • Página de destino útil para el usuario (esto normalmente se hace comparando las palabras clave que activan tu anuncio y las de tu página. Si tu palabra clave es “coches de segunda mano” y en tu página lo que vendes son tazas decorativas… Mal asunto, ¿no?)

Para que lo entiendas mejor, te pondré un ejemplo: Cuando hay varios anuncios intentando salir en una misma palabra clave, Google los pone en un ranking. De todos ellos, solo los que estén en los primeros cuatro puestos del ranking lograrán salir en las búsquedas; el resto se quedará fuera.

Ahora imagina que tu anuncio está en el quinto puesto, justo al borde para salir, porque tú has pagado a 35 céntimos el clic y él lo ha hecho a 45 céntimos. Él paga más, así que consigue salir. Pero resulta que tu anuncio tiene un 9/10 en nivel de calidad, mientras que el de tu competidor tiene solo un 4/10. Google hace una media entre vuestro presupuesto y vuestro nivel de calidad y acaba decidiendo que, aunque tú has pagado menos, es tu anuncio el que tiene que estar en la cuarta posición.

¿Crees que eso del nivel de calidad no puede ser tan bueno? Bueno, pues debes saber que, con un nivel de calidad 10/10 (el máximo), el Coste por Clic puede reducirse a la mitad. Si estabas pujando por una palabra cuyo Coste por Clic normal es de 1 euro, a ti te puede costar 50 céntimos y estar igualmente entre los cuatro primeros del ranking.

Por el contrario, un nivel de calidad 1/10 puede hacer que el CPC se multiplique por cuatro.

¿Cómo beneficia esto a las pequeñas empresas? No es solo que hacer las cosas bien ayude a gastar menos; es que los grandes anunciantes, los que tienen pasta de verdad para dejarse en Adwords, muchas veces descuidan ese nivel de calidad. Total, ¿a ellos qué más les da pagar un poco más?

Tú puedes aprovecharte de eso para arañar posiciones en ese ranking de anuncios y llegar a codearte con los grandes.

¿Sigues sin encontrarte sentido a esto? Piénsalo así: Para Google, sus principales clientes no son los anunciantes de Adwords, sino los millones de personas que lo emplean a diario como buscador. Si empieza a ofrecerle a esos usuarios malos resultados y anuncios engañosos, por mucho que esos anunciantes paguen una millonada, a Google no le compensa, ¿no? Lo que va a conseguir es que los usuarios se vayan a otro buscador más fiable.

5. Ves tus resultados a tiempo real

¿Has puesto alguna vez un anuncio de tu negocio en periódicos o en la radio? Si es así, ¿qué tal te fue, cuántos clientes te trajo exactamente? ¿Cómo, que exactamente no sabes cuántos? Ya…

Lo bueno de invertir en publicidad online es que no vas a ciegas, como pasa en otros formatos: Google Adwords, por ejemplo, te muestra estadísticas a tiempo real del rendimiento de tus anuncios. Vas a saber a cuánta gente le ha aparecido en sus búsquedas, cuántos han hecho clic… Así no tienes dudas de si tu inversión está sirviendo para algo, o no te presta atención nadie.

Si ves que después de un tiempo tus anuncios no están funcionando, ya haces lo que quieras: o los modificas para mejorar sus resultados, o dejas de pagarlos. De todas formas, como mínimo deberías darte un par de semanas para ir probando y modificando antes de tirar la toalla definitivamente.

7. Segmentas como más te interese

Puede que la persona que te haya topado con tu anuncio de bicis sea una que realmente quiere comprar. Pero si tú solo vendes en tu tienda de Castellón y él vive en Bilbao, ¿de qué te sirve?

Para evitar estas situaciones, Adwords te ofrece multitud de herramientas para segmentar a tu público: Es decir, una serie de criterios para llegar solo a las personas que te interesan.

En el caso de que tengas solo tienda física, o distribuyas en un rango muy limitado (tu provincia, o solo a ciertos kilómetros de distancia), la que te conviene es la segmentación por zonas. Así, le dices a Google que solo muestre tus anuncios a personas que estén en determinada ciudad.

Si quieres salirte un poco de tu zona, puedes delimitar un radio de acción en torno a una ubicación. Por ejemplo, que tus anuncios se muestren solo a personas que estén a 20 kilómetros de Málaga centro como máximo.

8. Para todos los sectores

“Vale, Adrián, todo lo que me cuentas está muy bien pero es que mis clientes no usan Internet para comprar”.

¿Eso crees?

Déjame darte un dato: al menos el 80% de los usuarios busca información sobre un producto en Google antes de comprar. Un porcentaje que asciende hasta casi el 100% en según qué sectores.

Puede que tu negocio no venda por Internet o que tus clientes solo compren en tienda física, pero eso no significa que Google Adwords no pueda ofrecerte un apoyo en tus ventas.

Por ejemplo, si un cliente está buscando una taladradora manual es probable que, antes de lanzarse a comprar, decida comparar las distintas opciones en Google. Ahí es donde entras tú  con tu anuncio, explicándole que tienes las mejores marcas u ofreciéndole un descuento promocional si acude a tu tienda (aquí entra en juego el segmentar por ciudad).

¿Sigues creyendo que tus productos no tienen opciones en Google Adwords? Te contaré algo: Yo he llegado a trabajar en campañas que promocionaban podadoras de césped. Y sí, funcionaron bastante bien.

Si sigues teniendo dudas, busca el nombre de alguno de tus productos en Google. Por ejemplo, “tuerca de rosca”. ¿Ves alguna imagen que tenga una URL y un precio? Pues eso es alguien que está vendiendo por Adwords.

10. Dale un empuje al SEO

Si tienes una web que no consigue subir posiciones en las búsquedas, con los anuncios de Adwords puedes darle un empujoncito.

Ten en cuenta que, para que una web llegue a la primera página de Google por posicionamiento orgánico ( por méritos propios, vamos), pueden pasar varias semanas, incluso meses, según la palabra clave que elijas. Con Adwords, te saltas todo ese tiempo de espera y llegas a las primeras posiciones de un tirón. De este modo puedes ir ganando visitas y dándole más fuerza a tu página hasta que logre posicionarse por sí sola.

Saca todo el potencial a tu cuenta de Google Adwords

Espero que a estas alturas ya tengas claro que la publicidad en Adwords puede ser una herramienta brutal para tu negocio. Si aprendes a manejarla bien, le darás un buen empuje a tus ventas con una inversión mínima.

Pero para que una campaña de Adwords alcance todo su potencial, no vale con entender el funcionamiento técnico. La clave está en redactar textos bien atractivos que enamoren a tus potenciales clientes, tanto en el anuncio como en la página a la que lleguen. Un auténtico flechazo entre el usuario y tu producto.

¿Necesitas un poco de ayuda con esto? Entonces déjame que te eche una mano.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *