Qué es un redactor de contenidos y cómo te ayuda a vender más online

“Escribir un blog puede hacerlo cualquiera. Para eso, lo hago yo”.

“Tengo a un conocido/socio/empleado que escribe muy bien y lo hace él por mí”.

“No me fijo de dejárselo a alguien externo. ¿Quién va a poder hablar sobre mi empresa mejor que yo?”.

Estas tres frases resumen perfectamente lo que piensan muchos emprendedores y dueños de empresas cuando le hablan de dejar su blog corporativo en manos de un profesional.

Y no me arriesgo mucho si digo que tú también formas parte de ese grupo, ¿verdad? 😉

Pues te aviso: todas esas creencias son erróneas. Y mi objetivo con este post no es otro que demostrártelo

Porque publicar contenidos en tu blog corporativo no es sinónimo de atraer clientes.

Y para que entiendas por qué, este post te voy a explicar:

  • Qué es un redactor de contenidos y cuáles son sus funciones.
  • Cuáles son las ventajas de trabajar con uno.
  • El proceso completo que sigue para crear los contenidos de tu blog corporativo.

¿Listo? Pues vamos allá. 

👉 Qué es un redactor de contenidos o redactor SEO exactamente

Empecemos por el principio. 

Cuando hablamos de un redactor de contenidos, nos referimos a la persona que escribe los posts de tu blog de empresa (no es su única función pero, por simplificar, lo vamos a dejar así de momento). 

Estos posts están redactados de forma estratégica para que se posicionen en Google y atraigan visitas hacia tu web, con el objetivo de que esas visitas hagan una de estas dos cosas:

  • Comprar un producto o contratar tus servicios: la situación ideal, pero la menos probable. Porque cuando un usuario acaba de conocerte, es complicado que confíe en ti lo suficiente como para entregarte su dinero por las buenas.
  1. Suscribirse a tu newsletter: tras haberse leído el post, esa persona decide que quiere seguir recibiendo contenidos tuyos y se suscribe a tu lista de email. De esta manera, puedes enviarle comunicaciones para conseguir que se interese por tu empresa, ganarte su confianza y, a medio o largo plazo, lograr que se convierta en un nuevo cliente. Es el camino habitual en el 90% de las ocasiones. 

Hasta aquí seguro que no te estoy contando nada nuevo, ¿verdad?

Pero el problema es que esta definición, tal y como te la he dicho, se queda coja.

Hay que afinarla un poco más:

En realidad, el objetivo de los posts que crea un redactor de contenidos es atraer tráfico cualificado hacia tu web.

Ojo con esto, que es un detalle clave.

Porque si el tráfico que atraes con tu blog no es cualificado, te aseguro que esos contenidos no te van a traer ni un solo cliente. 

✅ 1. ¿A qué nos referimos con “tráfico cualificado”? 

Te lo explico con el siguiente ejemplo. 

Imagina que diriges un hotel rural en la Costa Brava. En tu blog corporativo decides publicar varios artículos sobre los lugares turísticos en la ciudad de Girona, que queda a pocos kilómetros de tu hotel.

Se posicionan muy bien y, a los meses, el tráfico de tu web se multiplica por tres o por cuatro.

Pero las reservas no suben ni un poquitín. 

¿Qué está pasando?

Muy sencillo: no has atraído al público que te interesa.

Porque la mayoría de las personas que buscan un hotel rural no están interesadas en hacer turismo por Girona. Y las personas que quieren conocer Girona no se plantean quedarse en un hotel rural. 

En su lugar, tendrías que haber publicado contenidos como “rutas de senderismo en la Costa Brava” o “Los 10 mejores paisajes de la Costa Brava”.

¿Entiendes por dónde voy?

Atraer visitas hacia tu web es fundamental, eso nadie lo duda. De otra manera, difícilmente vas a poder conseguir clientes online (a no ser que te dejes el presupuesto en anuncios).

Pero para que te sean útiles de verdad, tienes que asegurarte de que esos visitantes coinciden con el perfil de tu cliente ideal.

Así que resulta que con escribir bien no bastaba. 😉

✅ 2. ¿Un redactor de contenidos solo hace posts para el blog?

No necesariamente.

En general, lo que hace el redactor es generar contenidos informativos. Y con eso me refiero a todo tipo de piezas para responder a las consultas que tus clientes hacen en Google. 

En este saco incluimos:

  • Artículos de blog.
  • Guiones para vídeos y podcasts. 
  • Textos para infografías. 

Además, algunos redactores también pueden escribir tus notas de prensa, aunque para eso lo ideal es que tenga experiencia como periodista o formación en comunicación corporativa.

“¿Y los textos de las secciones de la web también los hace el redactor SEO?”

No. 

O, al menos, no debería.

Me refiero a los textos de:

  • La home.
  • La página de servicios. 
  • El “Sobre nosotros” de la empresa. 

De escribir estas secciones debería encargarse el copywriter, que es una especialidad de redactor orientado a la venta (aunque, ojo, un redactor SEO puede ser a la vez un copy. 😉 ).

¿Por qué?

Porque lo que se busca con el copywriting es (mediante técnicas de redacción persuasiva y psicología de ventas) provocar una acción directa por parte del usuario: que compre tu infoproducto, que te solicite un presupuesto… etc. 

Estos textos se dirigen a potenciales clientes que ya están preparados para comprar.

Por su parte, los contenidos del redactor SEO se dirigen a usuarios en el proceso de investigación (saben que tienen un problema y están buscando información) para despertar su interés, lograr que se suscriban y, una vez estén preparados para la compra, conseguir que te elijan a ti. 

Como ves, son dos objetivos muy diferentes, y las técnicas en las que se basan también varían. 

👉 Ventajas de delegar tu blog en un redactor SEO

Entonces, resumiendo:

Los contenidos que escribe un redactor te permiten captar usuarios que coinciden con el perfil de tu cliente ideal y que te pueden generar nuevas ventas a medio plazo.

Ese es el principal beneficio de trabajar con uno, pero no es el único. 😉

Vamos a ver algunos más. 

✅ 1. Llegas a más clientes potenciales 

Piénsalo de este modo:

Cada nuevo post que publicas en tu blog es una oportunidad más de que tus potenciales clientes te encuentren. 

Es decir, una posibilidad extra de que, al realizar una búsqueda en Google, tu web aparezca entre los primeros resultados.

Si consigues tener distintos posts que se posicionan por varias palabras clave, las opciones de que una persona llegue a tu web, se interes por tu producto o servicio y te acabe contratando son cada vez mayores. 

vía Giphy

✅ 2. Permaneces en la mente de tus posibles compradores

A ti también te habrá pasado alguna vez.

De repente, un día te llega la newsletter de un blog al que ni siquiera recuerdas haberte suscrito.

Seguro que lo hiciste, pero han pasado tantos meses sin recibir nada suyo que, sencillamente, se te ha olvidado de quién era.

Así que bajas hasta el final y “clic”, te desuscribes.

Ahora imagina que quien ha enviado la newsletter eres tú, y los que se caen de la lista son esos pocos suscriptores que tenías.

Esta es una de las razones por las que publicar con regularidad es tan importante. 

Porque si no, el día en que te plantees empezar en serio a captar clientes con el email marketing, te vas a dar cuenta de que todos esos contactos que tenías en tu lista no te sirven de nada. 

✅ 3. Educas a tus suscriptores y los conviertes en clientes

Un usuario llega a uno de tus artículos, se descarga un lead magnet y entra en tu lista de correo.

Y con eso, ya crees que te ha dado carta blanca para asediarlo a promociones.

Pues te lo aviso: es una mala idea.

Porque lo más probable es que ese usuario aún no esté listo para comprar. Y, por lo tanto, lo único que vas a conseguir con tus ofertas irresistibles es espantarlo.

Antes de eso necesitas que:

  • Te conozca a ti y a tu empresa (para ganarte su confianza).
  • Se vuelva más consciente del problema que tiene y de las consecuencias de no ponerle remedio.
  • Esté dispuesto a recibir información sobre tus servicios y sobre cómo puedes ayudarle a resolver ese problema. 

¿Y cómo se consigue todo esto?

Lo has adivinado: con unos buenos contenidos.

Unos que lo empujen (muy suavemente) a avanzar por el embudo de ventas y lo lleven a convertirse en cliente. 

vía Giphy

Te lo explico con un ejemplo, para que lo entiendas mejor.

Si tienes un estudio de diseño web, algunos de los contenidos que podrías compartir con un nuevo suscriptor serían:

  • Consejos para mejorar el diseño de su web.
  • Un artículo en el que explicas el efecto de un mal diseño en las ventas. 
  • Un caso de éxito que tengas publicado en tu blog. 

El redactor de contenidos puede encargarse de redactar estos posts, pero también de ayudarte a decidir cuáles es conveniente enviar en cada momento. 

✅ 4. Liberas tiempo para dedicarlo a tu negocio

Hemos hablado de todos los beneficios que tienen contratar un redactor SEO para tu negocio. Pero ¿y para ti?

Seguro que esto te suena:

Abres el procesador de texto para empezar a escribir tu próximo post. Te pasas 20 minutos delante de la pantalla en blanco, dándole vueltas a la introducción. 

Cuando por fin estás un poco inspirado, te llaman.

Al terminar de hablar lo retomas, escribes algunas líneas.

¡Uy! Ese trabajo tan importante que tenías que entregar en un par de días. 

Lo dejas para después de comer. 

Redactas un par de emails y lo vuelves a intentar, pero ya has perdido el hilo de lo que estabas contando. Con mucho esfuerzo consigues sacar un par de párrafos más.

Al final del día, lo único que has conseguido es hilar unas pocas líneas, pero son tan inconexas que te dan ganas de borrarlo todo y empezar de cero.

Y así cada día.

Porque llevar adelante tu negocio significa estar pendiente de muchas cosas a la vez. 

Y, salvo que seas un hacha de las letras, escribir los posts de tu blog nunca va a ser una prioridad (por muy necesario que sea para posicionarte en Google).

Ahora imagina que todo ese tiempo que gastas peleándote con la página en blanco lo pudieras dedicar a:

  • Buscar nuevos clientes.
  • Publicar en redes sociales para ganar visibilidad.
  • Seguir formándote.
  • Desarrollar nuevas ideas de negocio.

O, sencillamente, dejar de pasarte 16 horas al día trabajando. 😉

Y eso, además, con la tranquilidad de saber que tu blog corporativo está atendido y que los artículos que publicas son de auténtica calidad, porque los está haciendo un profesional de la redacción SEO. 

👉 Cómo trabaja un redactor de contenidos web

Vale, te he soltado mucha información de golpe y puede que te veas un poco perdido.

Así que recapitulemos.

La principal función de un redactor de contenidos es crear contenidos para tu blog que:

  • Atraigan tráfico cualificado. 
  • Se ganen la confianza de esas visitas, despierten su interés y logren que se suscriban a tu newsletter. 
  • Hagan avanzar a esos suscriptores por el embudo de conversión hasta que estén listos para comprar (para comprarte a ti, lógicamente). 

Y cumplir todos estos objetivos no es nada fácil. 

De hecho, hay un proceso muy complejo detrás (en el que escribir es casi lo último de todo, por cierto). 

Vamos a ver paso a paso todo lo que hace un redactor de contenidos. 

✅ 1. Analiza todos los aspectos de tu negocio

Antes de escribir una sola línea, el redactor necesita conocer tu negocio casi tan a fondo como tú mismo.

Y ese conocimiento parte de una investigación previa muy profunda, que incluye:

  • Tu público objetivo: ¿quiénes son tus clientes? ¿Qué necesidad tienen y cómo les ayuda tu servicio o producto a solucionarla? ¿Cuáles son las consecuencias de no poner remedio a ese problema? Toda esta información le permite al redactor crear contenidos con los que tu cliente ideal se sienta identificado. 
  • Tu competencia: no basta solo con hacer buenos artículos. Además, tienen que ser mejores que los del resto de empresas de tu sector. Así es como puedes llegar, no solo a la primera página de Google, sino a la primera posición de los resultados de búsqueda.
  • Tu sector: las tendencias, las novedades, temáticas que interesan a tu público y de los que tu competencia no está hablando… Todo lo que rodea a tu negocio. 

En mi caso, siempre que comienzo a trabajar con un cliente, lo primero que hago es tratar todos estos puntos en una reunión online. 

Así empezamos con buen pie. 😉

✅ 2. Diseña una estrategia de contenidos (con objetivos específicos)

Ahora es cuando la cosa se pone interesante.

Porque una cosa es escribir una serie de posts bien escritos y optimizados para SEO.

Y otra muy diferente es conseguir que esos posts funcionen juntos para atraer al perfil de público adecuado, educar a tus suscriptores y aumentar tu cartera de clientes. 

Eso se consigue de dos maneras:

  1. Con una keyword research: para determinar cuáles son las palabras clave que tus potenciales clientes buscan en Google (y por lo tanto, las que te traerán ese ansiado tráfico cualificado). 
  2. Con un calendario editorial: tras decidir las keywords, el siguiente paso es ordenarlas en un calendario editorial. Esto implica tomar decisiones sobre si conviene atacar varios términos en un mismo post o en posts separados, o entre qué contenidos se pueden establecer enlaces internos. 

Esto es lo básico, pero lo podríamos alargar mucho más.

Por ejemplo, el redactor SEO puede ser el que te proponga hacer guests posts (contenidos que publicas como autor invitado en una web distinta a la tuya) y en qué webs te conviene hacerlo. 

Una estrategia de contenidos bien definida supone el 90% del éxito del proyecto. 

El 10% restante es escribir bien. 😉

vía Giphy

✅ 3. Se adapta a la voz de tu empresa

“¿Y si se nota mucho que no soy yo?”.

Este es uno de los temores más comunes que suele tener el responsable de una empresa cuando empieza a delegar trabajo en un redactor externo. 

Y me refiero al tono que utiliza al escribir, pero también al contenido. Que resulte muy evidente que quien lo ha escrito no es un experto en el tema. 

Pero es que conseguir que no se note también es parte del trabajo del redactor. 😉

¿Cómo lo hace?

Lo primero de todo, buscando suficiente información antes de escribir cada post. 

Pero también tiene en cuenta otros aspectos más sutiles, como:

  • Las palabras que utilizas (y las que no): por ejemplo, entre los coaches, términos como “fracaso”, “error” son palabras que rara vez se utilizan por sus connotaciones negativas. 
  • Cercanía con el público: ¿de tú, o de usted? ¿Haces alguna broma en posts o eres serio? Atacas a los puntos de dolor de tu buyer persona o mantienes un tono positivo? Todo eso dependerá en gran medida del sector en el que te muevas.

Cada empresa tiene una forma de hablar única, y el redactor de contenidos debe mimetizarse para que sea imposible distinguir que no eres tú quien escribe los contenidos.

Ojo, eso no significa que no pueda aplicar cambios en el estilo actual de tus posts.

Pero siempre pactados contigo y con una intención estratégica.

✅ 4. Crea tu lead magnet 

Los habrás visto muchas veces.

Los lead magnet son esos e-books o archivos descargables que una empresa te ofrece a cambio de darle tu nombre y tu email. 

Y por si aún no lo sabes, son una pieza clave para conseguir clientes. 

Porque si no tienes un lead magnet, esas visitas que han llegado desde Google y se han leído tu blog enterito cerrarán la página, y probablemente no vuelvas a saber de ellos. 

Y eso no te interesa, ¿verdad? 😉

Con un sencillo lead magnet puedes conseguir que esa persona te deje su contacto y se convierta en suscriptor para convertirlo en un cliente. 

👉 ¿Todavía piensas que cualquiera puede redactar los contenidos de tu web?

Como has podido ver, el papel del redactor SEO va mucho más allá de escribir.

Porque unos contenidos que no sigan una estrategia concreta, y que no estén planteados teniendo en mente a tu público objetivo, nunca te van a ayudar a conseguir más clientes. 

Y teniendo en cuenta todo el tiempo que pierdes al día escribiéndolos, eso no es plato de buen gusto. 😉

Así que ahora te propongo lo siguiente: déjame ayudarte a convertir tu blog en una herramienta de captación de clientes. 

Según tu situación, puedo hacer tres cosas por ti:

  • Quieres escribir tú los posts, pero no tienes ni idea de por dónde empezar: planifico una estrategia de contenidos para llegar al perfil de público objetivo que buscas y te confecciono el calendario editorial.
  • Ya tienes algunos posts escritos, pero no sabes si están bien: entonces les doy un repaso, los edito un poco si hace falta y compruebo que estén bien redactados para el SEO.
  • Estás harto de dedicarle el tiempo al blog y de pelearte con la página en blanco: no hay problema, yo me ocupo de todo. Tú déjalo en mis manos y céntrate en tu negocio. 😉

¿Quieres más información? Entra aquí para ver todos los detalles de mi servicio de redacción SEO. 

O bien pincha aquí y cuéntame cómo te puedo ayudar.

El resto ya es cosa mía. 😉

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *